Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los cuadros malditos

Bruno Amadio, fue un pintor que habitó en España, pero que en realidad había nacido y vivido en Italia por muchos años. Residiendo en Sevilla pintó una serie de 27 cuadros llamados Niños Llorones. La leyenda dice que los niños pintados eran de un orfanato y que murieron en un incendio, de ahí en más se pensó que los cuadros estaban malditos.
Según la leyenda, este pintor, frustrado por su nula fama como artista, habría hecho un pacto con el Diablo. Después de eso, realizó una serie de trabajos en los que destacaba la presencia de niños llorando. Uno de esos cuadros fue realizado a un niño que vivía en un orfanato. Más tarde, el orfanato se incendió con el niño adentro, y desde entonces se ha dicho que ese cuadro en especial adquirió el espíritu del niño. Este fue el cuadro del que mas copias se reprodujeron en España y se distribuyeron en el mundo.
Durante una época se dieron muchos casos de casas incendiadas donde se encontraba una reproducción de dicho cuadro, quemándose todo, lo curioso de todo esto es que el cuadro permanecía colgado en la pared sin un solo rasguño. Los que investigaron el caso no hallaron una explicación a este fenómeno, solo lo llamaron La maldición del niño llorón.

Bruno Amadio nació en Venecia en 1911. Fue fascista, seguidor de Benito Mussolini y participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial. Era un pintor vocacional y sus obras, compuesta por bodegones, paisajes, alguna pintura de carácter religioso y sobre todo de exaltamiento del fascismo, tuvieron cierto relieve durante la Italia del ‘Duce’.
Tras la Segunda Guerra Mundial y la caída del régimen, Amadio se trasladó a vivir a España. Su primer destino fue Sevilla y más tarde Madrid.
Su obra pictórica no se vendía lo suficiente bien como él quería… hasta que “alguien” se presentó, y para el cual realizó los retratos de los niños que lloran, pero curiosamente los firmó con el nombre de Giovanni Bragolin. Del cuadro se vendieron más de medio millón de copias. Más tarde volvió a a Italia donde falleció.
Algunas personas que poseen una copia del cuadro dicen poder escuchar el llanto del niño por las noches…

Leave a Reply