Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El Destripador de Yorkshire

En Gran Bretaña, durante el siglo XX, hubo un legendario asesino serial que imitó al célebre Jack el destripador.
Peter William Sutcliffe nació el 2 de junio de 1946 en Yorshire. Trabajaba en el cementerio, donde durante un tiempo cumplió tareas como enterrador, hasta que obtuvo su licencia de conducir para camiones y cambió su profesión. Por esa época, Peter frecuentaba los barrios bajos de Yorkshire, donde suelen estar ubicados los prostíbulos y pubs frecuentados por obreros.
Su carrera como asesino serial con Anna Rogulskyj el 5 de julio de 1975. La sorprendió fuera de su casa y la golpeó con un martillo, y la hirió con una navaja. La presencia de un vecino lo hizo huir sin matarla.
Un mes más tarde atacó a Olive Smelt, quien también quedó con vida, tras ser vista por un paseante mientras el atacante le cortaba la espalda.
Wilma McCann fue su primera víctima real, a quien apuñaló sin piedad… y se consideró como su primer asesinato. Entraba en la historia de los asesinos seriales como el destripador de Yorkshire.

A partir de allí, los cuerpos de las prostitutas aparecen sin pausa, y cada tanto se reportan ataques frustrados del misterioso asesino…
La policía recibe cartas y grabaciones de alguien que dice ser el asesino, remitidas por un tercero que entorpeció las investigaciones.
Peter fue interrogado varias veces, aunque su intervención en los hechos fue descartada, pese a que algunos amigos suyos acudieron a la policía sospechando que él era realmente el asesino serial conocido como el destripador de Yorkshire.
Por causalidad durante enero de 1981 un policía detuvo a una pareja dentro de un coche y fueron conducidos hasta la comisaría. En el lugar de la detención se encontró un martillo, que había sido escondido por Peter en el momento de la identificación, y en el calabozo se halló la navaja asesina.
Por fin, los cinco años de escalofrios que habrían sacudido a Yorkshire habían terminado.
La historia de un asesino serial había terminado.

Leave a Reply