Vampiros en Buenos Aires

Vampiros en Buenos Aires

Hay pruebas de la existencia de Vampiros en Buenos Aires?

Las epidemias de fiebre amarilla en Buenos Aires ocurrieron en los años 1852, 1858, 1870 y 1871.La del último año mató aproximadamente al 8% de los porteños: en una urbe donde normalmente el número de fallecimientos diarios no llegaba a 20, hubo días en los que murieron más de 500 personas, y el total aproximado de muertos fue de 14.000 personas.
Debido a la plaga, en ese año 1871 se creó el Cementerio del Oeste, hoy llamado Cementerio de Chacarita, derivado de la palabra chacra mal pronunciada por los innumerables inmmigrantes italianos.

Pero al mismo tiempo de la plaga, otros sucesos ocurrieron y no fueron investigados por la premura que requería sacar a los muertos de las calles y llevar gente a los hospitales: alrededor de la actual Iglesia de San Ignacio fueron encontrados cadáveres que a diferencia de los muertos por la peste tenían en su cuello o en sus muñecas dos pequeños orificios. Los cuerpos estaban prácticamente desangrados.

Los hechos pasarían al olvido y los cuerpos incinerados en el Cementerio así como los muertos por la plaga porque la muerte azotaba la ciudad.

Un descubrimiento inesperado

Curiosamente, en el año 1912, en el actual terreno de la Manzana de las Luces, durante la construcción de la Facultad de Ciencias exactas en ese predio, sobre la calle Perú, se produce un desmoronamiento de tierra y pone al descubierto una serie de túneles hasta entonces desconocidos.

Cuando un grupo de arqueólogos e ingenieros ingresaron a los túneles por primera vez, encontraron en uno de sus pasajes huesos de humanos y animales en grandes cantidades. Uno de los testigos aseguró ver una calavera humana con largos colmillos afilados como cuchillas.

De aquellos restos, nunca más se supo… tal vez estén entre las bolsas de restos humanos que se ocultan en galerías subterráneas de Chacarita que nadie se atreve a tocar.

Pero la historia tampoco termina allí…

En el año 2009 un indigente fue hallado muerto en las cercanías de la Iglesia de San Ignacio. Con heridas en sus muñecas y prácticamente desangrado.

Así y todo, nadie se atreve a tocar la historia. Te animarías a bajar estas escaleras hacia los túneles?

escalera a los tuneles

Leave a Reply