Pudieron los Nazis viajar en el Tiempo?

La foto del artículo es una réplica de la maqueta dibujada en la parte inferior de la misma, y se corresponde a un plano de nave voladora creada por científicos nazis.
Lo cierto es que el nazismo fue en sus orígenes y por mucho tiempo un movimiento esotérico, basado en sociedades secretas ocultistas. Una de ellas, La Sociedad Vril fue fundada como ‘La Sociedad Alemana de Metafísica’ en 1921 para explorar los orígenes de la raza aria, para buscar el contacto con los maestros ocultos’ de Thule, y para practicar la meditación y otras técnicas destinadas a fortalecer el dominio individual de la propia divina fuerza Vril.
Estaba formada por un grupo de médiums psíquicos femeninas dirigidas por la Sociedad Thule por medio de María Orsitsch (Orsic) de Zagreb, que afirmaba tener comunicación recibida de los alienígenas arios viviendo en Alfa Tauri, en el sistema de Aldebarán. Al parecer, estos extraterrestres visitaron la Tierra y se establecieron en Sumeria, y si hablamos de Sumeria hablamos de los Anunnakis. (ver nuestro artículo sobre los Anunnakis, verdadero origen del hombre).
La única prueba tangible de la relación nazi con tecnología extraterrestre es el proyecto conocido como Die Gloke (La Campana). La campana fue creada en las últimas etapas de la segunda guerra mundial (1943-1945), en la locación secreta nazi conocida como Der Riese, una base experimental ultra secreta ubicada entre las montañas Owl y el castillo Ksiaz. Esta base constaba de 7 laboratorios, cubiertos bajo las montañas. La base estaba vigilada por hombres de las SS.

gloke

Die Gloke cuando giraba en sentido contrario, desprendía un brillo de color violeta. La misma se hallaba atada con cadenas a una estructura circular por lo que se desprende que podía remontarse.

La campana fue destruída por los aliados cuando fue descubierta.Parece que el verdadero secreto de la Campana nazi es que podía ser una máquina del tiempo, que para funcionar necesitaba activar su sistema de propulsores giratorios y realizar al mismo tiempo pequeños desplazamientos aéreos. Y una máquina del tiempo podía ser una gran arma efectiva, el arma definitiva atravesando las barreras de tiempo y espacio.
Y así fue, dado que el 9 de diciembre de 1965, un objeto volador desconocido, con forma de campana, se estrelló en las proximidades de la localidad estadounidense de Kecksburg, en Pensilvania. Este suceso fue conocido entre los ufólogos como el caso de Kecksburg. El artefacto tenía inscripciones extrañas, al igual que la campana nazi, y fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares.
usa

De ser cierto este acontecimiento, estaría probada la conexión Nazis-extraterrestres, y la probabilidad de que la guerra nunca terminó. Pero este tema es para ser tratado en una nota sobre los Nazis y los Annunakis en la Antártida.
La historia detallada aquí sobre el posible aparato para viajes en el tiempo está fundamentada entre otras pruebas en el siguiente libro:
robertfdoor

El autor de este libro es Robert F. Dorr, veterano de la fuerza aérea norteamericana y diplomático americano desde el año 1964 a 1989.

Leave a Reply