La Luz mala

La luz mala consiste en la aparición nocturna de una luz brillante amarillenta que flota a poca altura del suelo. Esta puede permanecer inmóvil, desplazarse, o en algunos relatos perseguir a gran velocidad al aterrorizado observador. Se cuentan historias de ataques con quemaduras.

Estas manifestaciones son muy temidas, causan escalofrios y miedo ya que se identifica comúnmente a la luz mala como un alma en pena, o el espíritu de un difunto que no recibió sepultura cristiana. Ante un encuentro, se recomendaba popularmente decir una oración y luego morder la vaina del cuchillo; como último recurso, se las debía enfrentar con un arma blanca, ya que las armas de fuego resultaban inefectivas.

Se asegura que el Farol de Mandinga, que es la luz mala pero en mayor esplandor, aparece en lugares en los que hay enterrados tesoros de oro y plata, y que la luz es el espíritu o fantasma del antiguo dueño tratando de alejar del lugar a los extraños. La tradición dice que el 24 de agosto estas luces son más brillantes por influencia del diablo, ya es el único día del año en que Satán se libra de la vigilancia de los ángeles, y aprovecha para atraer las almas ingenuas. Esta comprobado que hubo gente que fue atacada por la luz mala y sufrieron quemaduras en su piel, y en algún caso extremo una muerte paranormal.

Leave a Reply